CUEREAR

El verbo cuerear está acreditado por el ejercicio que de él hacen algunas personas. Como sucede casi siempre, las mujeres son quienes cargan con la peor parte. Ellas son las que son denominadas cueros, palabra que en el país de los dominicanos significa prostituta. Para los hombres que viven una vida licenciosa lo que hace el vulgo es que al individualizarlos los llama de “cuero-macho”.

Tanto el Diccionario de americanismos como el Diccionario del español dominicano están contestes en que cuerear es ejercer una mujer la prostitución. Con razón o sin ella quien estas notas redacta piensa que el verbo deriva del nombre, es decir, cuerear deriva de cuero.

El motivo por el cual se trae el verbo a estas apostillas es porque se sostiene que el verbo cuerear en tanto verbo intransitivo no solo significa ejercer la prostitución. Cuerear también sirve para llamar la acción de “salir a buscar cueros”, ir en pos de cueros para fornicar sin compromisos.

A veces el verbo no es tan específico en cuanto a la acción a que se llegará, y entonces, es solo indicativo de ir a visitar prostíbulos para ingerir bebidas alcohólicas en compañía femenina  remunerada.

En los dos diccionarios citados más arriba no se ha encontrado esta clase de definición acerca del verbo cuerear, a pesar de que se ha oído en el habla de los dominicanos. Hay que tomar nota acerca de esta significación para que en ediciones posteriores se añada esta acepción a los lexicones que se ocupan de este menester.

 

GANGORRA

“. . .y amarrado con GANGORRAS. . .”

En la vida moderna hay tantos materiales sintéticos resistentes que es posible que el uso de la gangorra para amarrar paquetes esté cayendo en desuso.

El vocablo gangorra de acuerdo con lo que el Diccionario de americanismos consigna, es “una cuerda o hilo de cáñamo”. Esta gangorra solo se denomina de este modo en República Dominicana y allí se asienta que procede del portugués brasileño. El Diccionario del español dominicano (2013) define la cuerda como “cordel delgado hecho de fibra vegetal”. El cáñamo antes mentado procede de una planta herbácea de la cual se extrae la materia prima para la confección del cáñamo que es una fibra textil, esto es, que puede reducirse a hilos y tejida.

La gangorra era tejida, dependiendo del calibre de esta, constaba de tres o más hilos trenzados que hacían la cuerda muy resistente. Era el material favorito de los jóvenes para volar chichiguas y “cajones”, o todo tipo de “pájaros”. Se recuerda como dato curioso que al cortarla los hilos se separaban y cada uno de ellos se orientaba de acuerdo con las vueltas que había recibido.

Tenía la ventaja de ser un material relativamente liviano lo que permitía que el “pájaro” se elevara muy alto sin hacer que el peso impidiera el ascenso.

El uso de la voz está documentado en la literatura dominicana. El Diccionario del español dominicano trae una cita extractada de la obra Materia prima de Marcio Veloz Maggiolo.

El autor de estas líneas no ha conseguido encontrar la voz gangorra con un significado parecido al que posee en el español dominicano en ninguno de los diccionarios de portugués brasileño que ha consultado, aunque sí la voz con otro significado.

 

VULNERAR – VULNERABILIZAR

“. . . impiden a grupos VULNERABILIZADOS. . .”

Desde hace largo tiempo los estratos de personas cultas, leídas y eruditas andan en pos de palabras largas, de esas que revisten la apariencia de vocablos propios de ilustrados, aunque tengan que inventar esas nuevas voces, y, eso hace que quienes a ese recurso acuden se sientan más importantes y respetados.

Lejos de conseguir lo que se escribió en la última oración, esas personas lo que consiguen es oscurecer el mensaje y, en muchísimas ocasiones, confundir los lectores.

El vulnerabilizados de la cita que se encuentra en esta sección se presume que desciende de un verbo que tampoco es de uso frecuente en el español, vulnerabilizar.

El verbo que sí se conoce en el español internacional es vulnerar que equivale a herir, ofender, transgredir, quebrantar, violar una ley o precepto. Se acepta el verbo en tanto sinónimo de “dañar, perjudicar”.

En la cita transcrita más arriba puede deducirse que la persona quiso expresar “desprotegidos, perjudicados, lastimados, lesionados, desamparados,”. Por extensión en español se consideran grupos vulnerables aquellos que están más expuestos a ser lastimados de modo indirecto, lesionados por ejemplo con medidas gubernamentales de orden económico.

Un analista de noticias, un comentarista de acontecimientos no tiene que recurrir a palabras largas para atraer la atención de los lectores. Se considera una virtud el manejo de un lenguaje llano que trasmita sin dificultad el pensamiento de quien redacta y sea asimilado por el lector.

 

BAJADERO

“. . .le ofrecen un bajadero. . .”

El Diccionario de la lengua  española de las Academias conoce de un bajadero que consta en este y que es de uso en Nicaragua. En ese diccionario se define como equivalente de “rampa” o plano inclinado que sirve para subir y bajar.

El auténtico bajadero americano aparece recogido en el Diccionario del español de Nicaragua (2007:58). La acepción es esta, “Camino escabroso por donde se baja a lagunas o ríos”. El Diccionario de americanismos de las Academias introdujo una palabra que describe mejor lo enunciado antes. “Camino escabroso en pendiente que da acceso a lagunas y ríos”. Esta voz es de uso en Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico.

Lo más interesante es la extensión metafórica de este “bajadero” que se observa en el habla y hasta en el español escrito dominicano. En la actualidad un bajadero es una “salida” en tanto escapatoria, recurso, remedio, artimaña, excusa, evasiva.

Este bajadero así creado reviste algunas de las características del bajadero original, pues puede en algunos casos ser escabroso, accidentado, abrupto y se utiliza para escapar de una situación que se torna difícil o que se volvió compleja.

Como puede observarse por las descripciones y la terminología empleada más arriba se trata en muchos casos de una utilización en sentido figurado de la voz americana para referirse a circunstancias enojosas.

En ciertas situaciones el bajadero equivale a salir por la puerta de atrás, no por el frente. No hay que sorprenderse si se oye o se lee que le “ofrecieron un bajadero” a alguien o a algunos o que ellos encontraron un bajadero que es una solución menos honrosa, pero en la que no se considera que se pierde de manera deshonrosa, vergonzosa.

© 2017, Roberto E. Guzmán.