En el Taller de creación literaria “Pedro Mir”, adscrito a la Biblioteca “Juan Bosch” de Funglode, tuvo lugar un conversatorio con el poeta, dramaturgo, narrador, ensayista y académico Juan José Jimenes Sabater, conocido en el ámbito literario como León David. En esta ocasión el director de la Academia Dominicana de la Lengua y orientador del taller literario, Bruno Rosario Candelier, dirigió el conversatorio centrado en la vida y la obra del destacado escritor dominicano.

Al iniciar el encuentro, Rosario Candelier expresó a León David que normalmente en esa sesión literaria se enfoca un tema y, en el encuentro de esta fecha, el tema de la convocatoria está vinculado a la sensibilidad cósmica y por esa razón fue invitado ya que se puede apreciar en su obra una vinculación con el Cosmos, con la naturaleza, con la realidad de lo viviente y con el ámbito de la sensorialidad, ya que naturalmente todo buen escritor cuando asume una temática, además de la dimensión sensorial, busca lo que va más allá de la apariencia de las cosas, razón por la cual hay una dimensión metafísica, como se evidencia en la creación literaria de León David. Manifestó que los grandes poetas que en el mundo han sido son poetas metafísicos.

Alternándolo con lecturas de algunas de sus creaciones, Rosario Candelier abrió un conversatorio con el escritor invitado. El poeta leyó el poema Hoy, que se encuentra en el tomo I de su poesía, en la colección Obras completas de León David.

El escritor manifestó que en las obras completas hizo la recopilación por género literario. Incluyó todo lo publicado, que ha había sido depurado, y cuando estaba prácticamente elaborado encontró su primer libro de poemas. “Yo pensaba que se me había perdido, pero resulta que un ejemplar manuscrito lo tenía un gran amigo y ya con ese poemario da inicio al libro”, contó emocionado el escritor.

Luego de valorar el contenido y la formalización del poema Hoy, leído por el propio autor, Bruno Rosario Candelier subrayó que en este creador hay una vinculación entrañable con la realidad de lo viviente, con el mundo de la naturaleza, que el poeta reconoció. Destacó que desde su ser más profundo se establece un vínculo físico y espiritual con la naturaleza de lo existente, y eso naturalmente es hermoso, porque le permite al poeta no solo entrar en contacto con la realidad física o natural, sino que hay una relación profunda desde el hondón de su sensibilidad y su conciencia con la naturaleza de las cosas, lo que obedece a una forma de ser y a una forma de sentir: “Los poetas son seres con una capacidad de sentir muy honda y muy grande. Una capacidad abierta y casi siempre con una disposición empática hacia la naturaleza y eso está muy claro en la creación poética de León David, porque él despliega su sensibilidad y se abre al mundo. Su sensibilidad es como una esponja que va captando todo, va sintiendo todo, va viviendo todo ya que vino a la vida en el don de la creación como vocación literaria, por lo cual asume esas vivencias, que convierte en sustancia de su creación y ha sabido hacerlo con belleza y sentido, con el respeto que todo escritor tiene hacia el arte de la creación, hacia el arte de la palabra”, explicó Rosario Candelier.

Con el consentimiento de León David, Rosario Candelier resaltó que él se vale de la palabra y como creador de literatura naturalmente tiene que acudir a la palabra, que es el instrumento de la creación y, desde luego, en su obra hay un fervoroso cultivo de la palabra, como lo ha evidenciado a lo largo de sus 50 años de vida literaria.

León David confesó que “crear belleza a través de la palabra no es algo fácil, no es algo que se consigue de una manera espontánea o natural, aunque uno a veces se siente inspirado por una especie de ángel dentro. Se necesita mucho trabajo, mucho artificio y, sobre todo, el arte de que el artificio no se note”. Y agregó: “Realmente para mí lo más importante siempre fueron las lecturas que yo hacía de mis poetas y de mis escritores favoritos, que naturalmente fueron escritores de la máxima calidad. Uno empieza por ahí y desde niño yo empecé a beber en esa fuente de los grandes escritores. y yo diría que eso es algo que te impulsa. A mí por lo menos me estimuló”, comentó.

El poeta expresó que desde muy pequeño empezó a sentir inclinación por la literatura. Relató que la casa de sus padres era una biblioteca y después era el resto, y siempre él recuerda que cuando se mudaban el problema era acarrear los libros, porque había muchos libros: “Yo me crie en ese ambiente de libros; yo recuerdo que para mí uno de los grandes descubrimientos fue El Quijote de Cervantes, y cuando tenía 12 años lo había leído dos veces”, dijo.

Expresó que sus padres nunca lo motivaron verbalmente a leer y escribir, sino que ellos sencillamente lo estimulaban a través del ejemplo, ya que su madre era una declamadora muy conocida y en su casa escuchaba constantemente recitar tanto a ella como a su padre, a quien le encantaban algunos poetas y recitaba sus creaciones de memoria.

Le pregunté al poeta si de los creadores del pasado podría señalar un par de autores que fueron fundamentales en su formación intelectual. Y respondió: “Platón, los trágicos griegos, Shakespeare, que es un mundo. Platón me ayudó en entender que la filosofía es literatura que se vuelve pensamiento y que, en consecuencia, hacer literatura era también hacer filosofía”, explicó el poeta.

Posteriormente pasó a leer el poema Las cosas familiares y un poema del libro Cincuenta sonetos para amansar la muerte.

El público interesado manifestó sus inquietudes en forma de preguntas y elogios al escritor sobre su vida en el mundo de la literatura. Para concluir, el escritor cerró con la lectura de un cuento metafísico del libro El hombre que descubrió la verdad.

Bruno Rosario Candelier expresó que León David es para él un modelo de escritor por su sólida formación intelectual, por su definida concepción estética y por la hondura y la belleza de su creación literaria. Exhortó a los presentes que como lectores deben buscar y leer las obras literarias de León David: “Esa es la mejor manera como nosotros debemos retribuirle y reciprocar a León David lo que ha hecho en literatura, estudiar lo que él ha escrito para enriquecernos con la savia fecunda de sus creaciones ejemplares”, dijo el director de la ADL.

Rosario Candelier garantizó que lo que León David escribe contribuye a la expansión de la conciencia a través de la palabra, y es muy importante porque es una forma de decirnos a nosotros, que tenemos una naturaleza especial, unas características singulares, porque tenemos un cuerpo, un alma y un espíritu, y en tal virtud estamos en la obligación de seguir creciendo. Subrayó que León David ofrece una vía a través de su literatura para seguir creciendo espiritualmente. Y especificó que el distinguido académico y escritor es uno de los creadores dominicanos que mediante el cultivo de la palabra y la creación de lo que concibe su intuición en diferentes géneros literarios es una magnifica vía para seguir ascendiendo en ese tránsito hacia el desarrollo de la conciencia, en esa peregrinación hacia el cultivo del espíritu.

Al finalizar, Rosario Candelier dio las gracias a León David, a quien distingue como un humanista completo y un eximio erudito, es decir, una persona que sabe mucho de todo. “Nosotros que leemos y estudiamos, que queremos escribir y desarrollarnos intelectual y estéticamente, debemos asumir como modelo a quien ya tiene una trayectoria ejemplar como la evidencia León David. ¡Enhorabuena y muchísimas gracias, León David, por compartir con nosotros tu sabiduría!”, expresó el director dominicano.

Santo Domingo, Biblioteca Juan Bosch, ADL, 23 de marzo de 2017.

Escrito por Ruth Ruiz