AFUEREAR

“. . .y utilizados para AFUEREAR. . .”

Este verbo del español americano llegó al español desde hace largo tiempo. Ha encontrado asiento en el español de varios países. En el español de los dominicanos se conoce con dos acepciones muy bien definidas. Mas la historia no termina ahí, pues en el habla de los dominicanos ha expandido su radio de acción de la manera en que se demostrará más adelante.

Las acepciones recogidas en el Diccionario de americanismos de la Asociación de Academias, para la República Dominicana son dos, “Echar, expulsar de un lugar una persona a alguien”. Y la otra, “Dejar uno de los novios al otro”.

Tal y como se mencionó antes estas dos acepciones están bien acreditadas en el español dominicano, pero ha de tenerse en cuenta que el verbo ha ampliado su cobertura en el habla diaria. Este es un fenómeno que ocurre con mucha frecuencia en las lenguas.

En la actualidad afuerear se emplea en el español de los dominicanos para dar a entender que a alguien se deja fuera de su participación en una actividad, negocio, espectáculo, diligencia. Este afuerear resulta muy propio cuando la persona afuereada pensaba que tendría acceso a eso en lo que se le impide participar. También puede suceder cuando una persona está en el proceso de formar parte y se la “deja fuera”.

Hay que tomar nota de este ensanchamiento para hacerlo constar en los lexicones del español dominicano que se editarán en el porvenir.

 

TRIANGULACIÓN

“. . .que Francia coopere con Haití, a través de la TRIANGULACIÓN con instituciones dominicanas. . .”

En esta sección se presta atención al sustantivo triangulación que tiene significados bastante específicos en español porque se argumentará y se demostrará que en la frase que se transcribió más arriba está mal empleado.

La triangulación es una operación propia de agrimensores, topógrafos, arquitectos y geólogos en que se triangula; además, es el conjunto de datos que se obtiene por medio de esta operación.

Triangular se dice de algo que tiene forma de triángulo; también es algo que tiene como base un triángulo. En la acepción que se calificó de específica, triangular indica que se colocan triángulos como señales en distintos puntos de un terreno. Hay dos acepciones más, una corresponde a la anatomía y otra a la construcción.

Una vez que se ha dejado en claro esto de triangular y de la triangulación se evidencia que la cita no refleja un buen uso del español. El hecho de que en una operación haya tres partes involucradas no significa que se forme un triángulo o que se triangule. El único triángulo que no pertenece a la geometría es el amoroso que es la relación amorosa de tres personas, marido, mujer y el amante de uno de ellos.

Lo que afeó la redacción fue incluir la palabra triangulación en la frase, pues la idea había sido servida con diligencia cuando el o la redactor/a escribió la locución prepositiva “a través de”, que indica que algo se hace “por intermedio de”, que es otra locución prepositiva; esto es, “por mediación de” que es la tercera locución prepositiva. Esto equivale a expresar que dos partes, hacen algo con la intervención o participación de una tercera.

 

BOLSÓN

“. . .en los BOLSONES de pobreza de. . .”

El diccionario oficial de la lengua española al reconocer las acepciones de esta palabra ha dejado fuera una que es de uso bastante generalizado en América. No obstante lo anterior, la omisión es subsanada cuando se consulta el Diccionario de americanismos, en el cual se recoge la significación con la que se utiliza en la frase copiada a manera de ejemplo.

En Hispanoamérica bolsón es un sustantivo masculino, “Foco de pobreza o de marginalidad que se encuentra en los arrabales y barrios periféricos de las poblaciones”. Aun cuando el diccionario antes mencionado solo menciona tres países que usan el vocablo, se piensa que este es reconocido por una gran cantidad de hispanohablantes en América.

La historia de la palabra bolsón no termina ahí, pues a pesar de que no consta en el antes mentado diccionario es una voz empleada por los dominicanos, aunque es malsonante.

Bolsón es un aumentativo de bolsa. Bolsa a su vez es testículo y así consta en el lexicón ya mentado, a pesar de que menciona solo dos países y omite a la República Dominicana.

Lo que no aparece en ese diccionario es que “un bolsa” es un “hombre bobo, tonto” que es como lo define el Diccionario del español dominicano (2013). El dominicano de a pie diría que es un pendejo. El bolsón dominicano resulta ser la persona que es tonta, boba en grado sumo, que es objeto de engaños, burlas, bromas.

La voz bolsón tiene tan mala connotación en el español dominicano que la persona a quien así se califica en su presencia, si no es cobarde, entrará en una agria disputa por ese calificativo y, esta puede degenerar en pelea física.

 

RIVERA – RIBERA – RIVIERA

“. . .incorpora a todos los barrios de la RIVERA del Ozama e Isabela. . .”

Las tres palabras del título tienen un gran parecido en la escritura y en la pronunciación. Las dos primeras se enuncian del mismo modo. No hay diferencia -en la actualidad- entre la uve /v/ y la be /b/. Además, en todas ellas hay agua, como se verá más abajo.

Una rivera es la equivalente de un riachuelo, es un “arroyo de pequeño caudal”, que así lo define el Gran diccionario Larousse de la lengua española. En ese diccionario escriben además, “cauce por donde corre dicho arroyo”. Quien desee insultar a un “capitaleño” solo tiene que decirle que el río Ozama es un arroyo.

La ribera es la orilla de un río o del mar. Es una tierra cercana a un río. Con esas características, la ribera es la que se encuentra a orillas de los ríos Isabela y Ozama. Esa es la palabra que debió aparecer en la reseña del periódico.

Además de los dos vocablos ya aclarados, se añadió en el título la palabra Riviera, porque a veces algunas personas se confunden o no saben qué cosa es esa. Hay más de una Riviera, pero la más famosa es la francesa. Esta es la parte de la costa que va de La Spezia a Niza, es una parte de lo que se denomina la Costa Azul.

Esta palabra deriva del italiano y significa ribera o costa. En Francia adoptaron este nombre en el siglo XX. Hay quienes sostienen que una porción popular de la costa, que ofrece entretenimientos, espectáculos, casinos, restaurantes y que está orientada al turismo, puede ser llamada en español Riviera.

¡Quién sabe lo que le depara el futuro al río Ozama en su desembocadura en el mar Caribe! ¡Quizás se convierte en la Riviera del Ozama!

© 2017, Roberto E. Guzmán.