El Dr. Adolfo Nouel y Bobadilla fue uno de los más connotados hombres de la Iglesia Dominicana. Llegó a ser arzobispo metropolitano de Santo Domingo por veinticuatro años y presidente provisional de la República Dominicana, siendo nombrado por el Congreso Nacional el 1 de diciembre de 1912 hasta el 13 de abril de 1913, en que presentó renuncia a la Primera Magistratura.

Su vida estuvo dedicada por completo a ser un siervo del Señor Jesucristo. No se apartó jamás de su Iglesia un ápice. Hombre de una preparación intelectual sólida y de una vasta cultura y un gran orador sagrado. Figura atrayente. A la muerte de monseñor Fernando Arturo de Merino pasó Nouel a ocupar el Arzobispado de Santo Domingo en  1906.

Mons. Dr. Adolfo Alejandro Nouel y Bobadilla nació en la ciudad de Santo Domingo el 12 de diciembre de 1862, hijo de los señores: Carlos Rafael Nouel Pierret y Clemencia Antonia Bobadilla Desnier D’Olbreuse. Dicha pareja, además, procreó los hijos Carlos Tomás, Rosa Altagracia, Josefa Antonia, José María, Virginia Abigail, María Margarita Petronila, María Teresa Bárbara, Federico Agostoo y Bienvenido Salvador Nouel Bobadilla.

Aprendió sus primeras letras en Santo Domingo, en el Colegio “El Estudio”, dirigido por Federico Llinás.  De ahí pasó luego al Seminario Conciliar de Santo Tomás de Aquino, siendo discípulo de Fernando Arturo de Meriño. El 23 de junio de  1875 fue enviado por su padre a estudiar en el Colegio Pío Latinoamericano y en la Universidad Gregoriana, de Roma, por diez años. Obtuvo los títulos de Doctor en Filosofía y Licenciado en Sagrada Teología y Licenciado en Derecho Canónico.

Regresó al país el 5 de julio 1885; se recibió de Presbítero en la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Santo Domingo, de manos de su maestro Meriño, el 19 de diciembre de ese año. El 24 de diciembre de 1885 cantó su primera misa en la Catedral.

Desde el 1887 desempeñó las funciones de vicerrector del Seminario Conciliar  de Santo Tomás de Aquino e impartió clases de Filosofía, Teología y Latinidad.

Recibió los nombramientos eclesiásticos siguientes: maestro de ceremonias de la Catedral de Santo Domingo, el 24 de diciembre de 1885; cura párroco y vicario foráneo de San Juan de la Maguana, el 31 de enero de 1888; cura párroco y vicario foráneo de El Seybo, el 14 de mayo de 1889; canónico honorario de la Catedral de Santo Domingo, el 20 de marzo de 1890; vicerrector del Seminario Conciliar Santo Tomás de Aquino, el 20 de marzo de 1890; cura párroco de Santa Bárbara, Santo Domingo, el 9 de marzo de 1890; cura párroco y vicario foráneo de La Vega Real, el 16 de marzo de 1891 al 11 de octubre de 1904; diputado por La Vega, en 1903; arzobispo titular de Metymna, coadjutor con derecho a sucesión del arzobispo de Santo Domingo, el 16 de octubre de 1904; arzobispo de Santo Domingo, del 20 de agosto de 1906 al 27 de junio de 1931 por renuncia.

Puso de manifiesto su patriotismo en contra de la primera intervención norteamericana de 1916 al país a través de cartas y circulares.

Fue el Dr. Nouel y Bobadilla uno de los doce miembros de número que fundaron la Academia Dominicana de la Lengua y su primer presidente, el 12 de octubre de 1927, y ocupó el sillón A durante diez años. Además, fue fundador y miembro de número de la Academia Dominicana de la Historia (sillón B), desde el 16 de agosto de 1931. Fue miembro correspondiente de la Real Academia Española desde 1932.

El historiador y padre jesuita José Luis Sáez, S. J., publicó tres tomos de los Documentos inéditos del arzobispo Adolfo Alejandro Nouel, en  2008.

Monseñor Dr. Adolfo Alejandro Nouel y Bobadilla murió en la ciudad de Santo Domingo, el 26 de junio de 1937.

Fuente: VENTURA, Juan. “La academia dominicana de la lengua: breve historia y sus directores”, Boletín núm. 32: Santo Domingo, Academia Dominicana de la Lengua, 2017, pp. 87-105.