s1

La Academia Dominicana de la Lengua se fundó en Santo Domingo, República Dominicana  el 12 de octubre de 1927. Desde su fundación comparte la misión que por mandato real le fuera consignada a la Real Academia Española, de la cual es correspondiente, y en tal virtud colabora en las tareas que realiza esta, centradas en el estudio de nuestra lengua y el cultivo de las letras para cuidar su esencia originaria, impulsar su desarrollo y alentar el cauce creativo del genio idiomático, asegurando su cohesión y su vigor.

Sus miembros fundadores fueron los siguientes: Adolfo Alejandro Nouel Bobadilla (1862—1937), Lic. Alejandro Woss y Gil (1856—1932), Lic. Federico Llaverías (1888—1960), Lic. Cayetano Armando Rodríguez (1865—1953), Lic. Manuel A. Patín Maceo (1862—1959), Lic. Rafael Justino Castillo (1866—1945), Lic. Manuel de Jesús Troncoso de la Concha (1878—1955), Lic. Andrés Julio Montolío (1867—1934), Lic. Félix María Nolasco (1867—1941), Dr. Alcides García Lluberes (1888—1968), Dr. Bienvenido García Gautier (1884—1947) y Arístides García Mella (1872—1929).

Su primera Junta Directiva estuvo compuesta así: presidente, Mons. Dr. Adolfo A. Nouel; vicepresidente, Alejandro Woss y Gil, y Secretario, Federico Llaverías.

Esta institución fue reconocida por la Real Academia Española el 31 de diciembre de 1931 y sus miembros de número son reconocidos como miembros correspondientes de la corporación de Madrid, España. También, la ADL forma parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española, desde el 28 de julio de 1960.

El lema de la Academia Dominicana de la Lengua es “La lengua es la patria”.