El escritor y académico Federico Henríquez Gratereaux obtuvo el Premio Nacional de Literatura 2017 por su dilatada trayectoria intelectual como ensayista y su valioso aporte al conocimiento y la valoración de la conciencia nacional. El veredicto del jurado examinador consignó: “Por su dilatada trayectoria como ensayista y su valioso aporte al conocimiento y valoración de la conciencia nacional y la idiosincrasia del pueblo dominicano, como pensador y analista de la realidad social, histórica y cultural en la que proyecta su erudición, mediante un impecable manejo del idioma”.

La Fundación Corripio, el Ministerio de Cultura, cinco instituciones universitarias y la Academia Dominicana de la Lengua, según el decreto del Poder Ejecutivo, anunciaron durante una conferencia de prensa la decisión adoptada por los miembros del jurado.

Ese reconocimiento se otorga a la labor literaria de toda una vida, con un diploma emitido y firmado por el Ministro de Cultura, Pedro Vergés, y el Presidente de la Fundación Corripio, José Luis Corripio Estrada, con una dotación de un millón de pesos. Según el decreto presidencial, el jurado del Premio Nacional de Literatura, que se otorga cada año el 26 de enero en honor a Juan Pablo Duarte, está compuesto por los rectores de las universidades Autónoma de Santo Domingo (UASD), Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), Central de Este (UCE), Católica de Santo Domingo (UCSD), Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), así como el Ministro de Cultura, el director de la Academia Dominicana de la Lengua y un representante de la Fundación Corripio, Inc.

Además de Corripio Estrada, participaron en la decisión el ministro de Cultura, Pedro Vergés; el director de la Academia Dominicana de la Lengua, Bruno Rosario Candelier; los rectores de la UASD, Iván Grullón; de la PUCMM, Alfredo de la Cruz; de la UNPHU, Miguel Fiallo Calderón; de la UCE, José Altagracia Hazim Torres; de INTEC, Rolando Guzmán, y de la UCSD, Jesús Castro Marte, y por la Fundación Corripio sus asesores José Alcántara Almánzar y Jorge Tena Reyes.

Entre los académicos dominicanos premiados hasta la fecha con el alto galardón del Premio Nacional de Literatura, figuran valiosos cultores de nuestras letras, como Joaquín Balaguer, Juan Bosch, Manuel Rueda, Antonio Fernández Spencer, Marcio Veloz Maggiolo, Virgilio Díaz Grullón, Lupo Hernández Rueda, Mariano Lebrón Saviñón, Víctor Villegas, Carlos Esteban Deive, Franklin Domínguez, Andrés L. Mateo, Diógenes Céspedes, Bruno Rosario Candelier, José Alcántara Almánzar, Tony Raful, Ángela Hernández y Federico Henríquez Gratereaux.

Federico Henríquez Gratereaux nació en Santo Domingo en 1937. Pensador y ensayista,  la mayor parte de su obra se encuentra dispersa en periódicos nacionales como El Siglo y Hoy. Obtuvo el Premio Anual de Ensayo en 1979 con su obra La feria de las ideas. Ha escrito sobre historia nacional, temas sociográficos dominicanos y sobre la expresión literaria. Publicó La feria de las ideas, Empollar huevos históricos, Un antillano en Israel, Disparatario, Estudio sobre Franklin Mieses Burgos y varios opúsculos.

La sala principal del Teatro Nacional contó con una nutrida presencia de escritores, académicos, estudiantes y figuras de la vida política y cultural dominicana.  El ministro de Cultura y miembro de número de la Academia Dominicana de la Lengua, Pedro Vergés, al pronunciar un bien ponderado discurso, valoró la adjudicación del galardón a Federico Henríquez Gratereaux, de quien dijo que “se ha ganado un premio que merece tanto como el que más y, desde luego, mucho más que muchos”, por su estatura intelectual, su obra literaria y su condición de gran dominicano. Indicó que en esta ocasión el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio hicieron una mejor convocatoria, y enriquecieron la conformación del jurado con la incorporación de la Academia Dominicana de la Lengua.

Por su parte, el asesor de la Fundación Corripio, el escritor y académico de la lengua, José Alcántara Almánzar, significó la satisfacción de esa entidad al entregar el máximo galardón de las letras nacionales a un escritor de la estatura de Henríquez Gratereaux. Del escritor premiado refirió que se trata de un intelectual de múltiples facetas, con una vida consagrada a la literatura y el periodismo, que lo forja como un autor de altos kilates: “Estoy seguro de que este importante galardón dará nuevas motivaciones a Federico Henríquez Gratereaux para continuar su labor creadora”, dijo el destacado cuentista y crítico Alcántara Almánzar.

La filóloga y académica María José Rincón presentó una hermosa semblanza del autor galardonado: “Para seguir los pasos de las vividuras de nuestro Premio Nacional de Literatura hay que hacerlo como él lo enseña día a día en las reseñas de sus artículos, desde la respiración”, puntualizó al referirse a su columna “A todo pulmón” en el periódico Hoy. Y subrayó: “El periodismo es para él una rendija para el drenaje de sus humores y un ungüento expresivo para mitigar los dolores por su país. Con su ejercicio de palabras contadas, afirma, ha evitado al psiquiatra, ha ejercitado la inteligencia y ha desafiado su capacidad verbal para la comunicación apropiada”.

Henríquez Gratereaux pronunció un emotivo discurso de agradecimiento a la Fundación Corripio, al Ministerio de Cultura, al jurado universitario y a la Academia Dominicana de la Lengua. Envió un mensaje a los jóvenes que desean forjarse como escritores: “Si algo he de decir a los jóvenes que aspiran a recorrer el camino de la literatura, es que se trata de una carrera inestable, erizada de dificultades, más bien una carrera de obstáculos. El escritor debe saber que su ámbito natural permanente será la soledad, y aceptar vivir rodeado de indiferencia ante una actividad que no es popular, que interesa a un grupo reducido de personas consideradas excéntricas”.

La primera parte del programa se inició con la interpretación del Himno Nacional, en la voz de un luminoso ángel del aliento musical, la elegante soprano Nathalie Peña Comas.

Santo Domingo, 21 de febrero de 2017.