La Academia Dominicana de la Lengua propició un encuentro literario en su esfuerzo para forjar intelectuales y escritores que asuman con rigor, belleza y propiedad el arte del buen decir, como se ilustró en sendos estudios sobre la narrativa de Rafael Peralta Romero.

Rafael Hernández abrió el turno de estudios con un trabajo sobre los cuentos del escritor soldeño publicados en Diablo azul. Al respecto Hernández dijo: “Es una selección de cuentos, que sin ser folclórica ni costumbrista, inspirados en la tradición, el folclor, lo ancestral, lo popular y lo social, constituyendo un ejemplo de cómo hacer denuncia social sin caer en lo panfletario”.  Explicó que el autor de Diablo azul “se empeña en hablar, en describir minuciosamente, en contar lo ocurrido, dejando hablar a los personajes de abajo, sea rural o urbano, que destilan por los poros la vida azarosa en que les ha tocado vivir, sin necesariamente caer en una cuentística de denuncia social, haciendo estos relatos con maestría y naturalidad”.

Rafael Hernández señaló que Peralta Romero capta lo que la voz popular transmite en forma oral, transformándola y adaptándola a su estilo peculiar de contar en su estética de lo cotidiano, que es la estética realista salpicada de modernismo, criollismo e interiorismo.

En otro sentido, Rita Díaz Blanco anota que “este escritor es un experimentado cuentista que desde 1977 ha estado produciendo cuentos, poemas y artículos periodísticos. En su travesía por las letras, dice Díaz Blanco, “escribe artículos para aclarar dudas y por su labor se ha convertido en una referencia nacional indiscutible para los que hablamos el español”.

Por la trayectoria en su escritura, en sus líneas se hace uso de metáforas y analogías encausadas al desarrollo de la imaginación y la lógica, vinculada a la realidad objetiva. Al decir de Rita Díaz, Peralta Romero “plasma en sus páginas, de forma reiterativa, la valoración del ser interior como elemento esencial de la existencia”.

Por su lado, Josanny Moní habló al público presente sobre su valoración de la labor de Peralta Romero. Dijo Moní que en el libro Punto por punto presenta cuentos cortos “que nos dan a entender que son de cuentos juveniles en donde se deja ver su estilo, así como la madurez y la conciencia que se recogen en cada uno de ellos”.

El narrador y académico Peralta Romero dijo que publicó Niño y poesía en el 1983, que luego, con más cuentos incluidos, lo dio a conocer con el título de Un chin de caramelo. Rafael Peralta confiesa que es en su tercer libro, Cuentos de visiones y delirios, donde se encuentran las historias que crean las gentes con un surrealismo paralelo.

La Torre, Centro “San Juan de la Cruz”, 18 de febrero de 2017.