El punto y coma

El punto y coma (;) es la cenicienta de los signos de puntuación: aun quienes lo saben usar lo usan poco. Se atribuye su inserción dentro del sistema de puntuación moderno a Aldo Manuzio (1449/50-1515), humanista e impresor italiano, creador de la tipografía o letra itálica. De Italia, donde se conocía como semicolon, el punto y coma  pasó al resto de Europa. A España llegó en 1606 con el nombre de colon imperfecto –al punto se le llamaba colon en esos tiempos–. La implantación del punto y coma en la puntuación española  fue lenta, en  razón de que sus usos duplicaban los que tenían entonces los dos puntos (:). Leer más

Muchos pero en singular

Desde nuestros días escolares relacionamos el singular con las palabras que se refieren a una sola cosa o persona y el plural con las palabras que se refieren a más de una. Nuestra lengua tiene además sustantivos que, en número singular, se refieren a una realidad plural. Se denominan sustantivos colectivos y estoy segura de que, aunque los términos gramaticales les resulten extraños, si les hablo de rebaño, higüeral, familia, enjambre, mosquero o palmar, saben muy bien a lo que me refiero. Todas estas palabras designan un conjunto de seres que pertenecen a la misma clase. Leer más

Jugoso – caldoso – llenar – rellenar – menesteroso – trompezón – cadena (línea) de montaje – carpeta

JUGOSO – CALDOSO

“. . .para comprar terrenos que luego se revenderían a la ciudad con una CALDOSA utilidad”.

Solo de leer el título se manifiesta ya la intención que lleva esta sección; se trata de resaltar las diferencias que existen entre las dos palabras. Se demostrará que era más conveniente utilizar el vocablo “jugosa” en el texto. Se examinarán las probables causas que movieron al empleo criticado. Leer más

Feliz centenario

En agosto de 2013 conmemoramos el tercer centenario de la fundación de la Real Academia Española. En 1713, exactamente un jueves 3 de agosto, un grupo de intelectuales españoles decidió  formar una corporación para la defensa y mantenimiento de la lengua española, al estilo de las que ya existían en Francia e Italia para la defensa del francés y el italiano. Y fíjense que su nombre es ese, Real Academia Española, y que no lleva, aunque a veces se le ponga, el “apellido” de la Lengua. Fue la primera de estas corporaciones en España y, por su condición de primera y única en ese entonces, no necesitaba apellidos para individualizarse. Leer más

La apelación metafísica en la poseía de Jorge Suárez

 

LA APELACIÓN METAFÍSICA

EN LA POESÍA DE JORGE SUÁREZ

 

“¿Por qué retroceden las olas de la vida?”

(Jorge Suárez)

Por Bruno Rosario Candelier

 

   Jorge Suárez emerge al escenario literario nacional con un poemario impregnado de la visión metafísica de lo viviente. Oriundo de La Vega, se inició en el cultivo de las letras al integrarse al Grupo Literario “Federico García Godoy”, bajo la orientación del Movimiento Interiorista en la ciudad cibaeña, y se hizo abogado en cuyo ejercicio desempeña su formación como jurista. Leer más

Logos, interiorización y creación

 

LOGOS, INTERIORIZACIÓN Y CREACIÓN

Proceso intuitivo y creador de la inteligencia sutil

Por Bruno Rosario Candelier

 

Ando en busca de tu senda,

mas la bruma oculta el meridiano.

Oigo el lenguaje del viento,

el batir de alas del ángel,

mas yo aquí cato

el vino de mis soledades”.

(Fausto Leonardo Henríquez)

A Isabel Ripol Carulla,

Cultora de la belleza con sentido.

 

En el Interiorismo, movimiento literario centrado en el cultivo de la realidad trascendente, el sujeto creador ha de enfocar, mediante el lenguaje de la intuición, el impacto que lo real produce en la conciencia para expresar la belleza sutil y el sentido metafísico o místico de lo viviente. Leer más

Interceptación (*intercepción) – relacionar – requerimiento – halcón – toilette

INTERCEPTACIÓN – *INTERCEPCIÓN

“Se trata del más reciente caso de INTERCEPCIÓN de un barco que transportaba inmigrantes indocumentados que no son cubanos. . .”

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) no tiene noticias de este vocablo del título. Desde que se abre el estudio con respecto de esta voz sin credenciales hay que anunciar que no se puede levantar la voz muy alta en contra de esta, porque en el idioma español no hay consenso ni regla con respecto a cómo formar estos sustantivos. Leer más

Consejos para elegir las palabras

Para hablar y escribir bien contamos con una materia prima fundamental: las palabras. Elegir las correctas dependerá del vocabulario de cada hablante. Los que dispongan de un mayor bagaje léxico tendrán más posibilidades de elección y su expresión será, probablemente, más apropiada y variada. Los hablantes que posean un vocabulario pobre tendrán que esforzarse para que esta pobreza no se vea reflejada en su comunicación. Leer más

Eso es lo que nos hace falta

Los autores de diccionarios tienen dos destinos. El destino más ingrato logra  que sus nombres se pierdan entre las páginas de sus obras. El destino más glorioso convierte sus apellidos en el nombre del propio diccionario.

Así le ocurrió al lexicógrafo italiano del siglo XV Ambrosio Calepino: durante siglos se les ha llamado calepinos a los diccionarios latinos. Al mejor diccionario ideológico del español se le conoce como “el Casares”, en honor al apellido de su autor, Julio Casares. El irrepetible Diccionario de uso del español es conocido por “el María Moliner”.

Los que amamos los diccionarios tenemos una deuda de gratitud con doña María Moliner. Nació con el siglo XX, se atrevió a marcar el  camino en años muy difíciles y, con su valentía, nos dejó el listón muy alto. María Moliner en una carta dirigida a bibliotecarios rurales nos dejó estas frases que hoy comparto con ustedes:

No será buen bibliotecario el individuo que recibe invariablemente al forastero con palabras que tenemos grabadas en el cerebro, a fuerza de oírlas […]: «Mire usted, en este pueblo son muy cerriles; usted hábleles de ir al baile, al fútbol o al cine, pero… ¡a la biblioteca…!».

No, amigos bibliotecarios, no. En vuestro pueblo la gente no es más cerril que en otros pueblos de España ni que en otros pueblos del mundo. Probad a hablarles de cultura y veréis cómo sus ojos se abren y sus cabezas se mueven en un gesto de asentimiento, y cómo invariablemente responden: ¡Eso, eso es lo que nos hace falta: cultura! Ellos presienten, en efecto, que es cultura lo que necesitan, que sin ella no hay posibilidad de liberación efectiva, que solo ella ha de dotarles de impulso suficiente para incorporarse a la marcha fatal del progreso humano sin riesgo de ser revolcados.

Sobre ella y sobre su vida, honesta e impresionante, se ha escrito mucho, incluso protagoniza una obra de teatro. El mejor homenaje que todos podemos hacer, y nos vendrá muy bien además, es conocer su diccionario y aprovechar toda la sabiduría que nos dejó entre sus páginas.

Camada – avocar (abocar) – *catastrofizar – intervenir – perpetrador (*perpetuador) – interdisciplinario (*interdisciplinar)

CAMADA

“The H. concluyó que la primera CAMADA de solicitudes, la cual se originó en al menos dos direcciones IP del área de Miami. . .” (. . .) “CAMADAS posteriores se centraron en los  votantes republicanos de los dos distritos de la Cámara de la Florida”.

Esta camada que se reproduce aquí la sacaron de la manga de un prestidigitador. Algunos dirían que la arrastraron por los moños fuera de la cueva de las palabras. Es infortunado lo que han hecho al seleccionar este término. Más abajo se verá lo acertado de la aseveración al llamar de forma benévola “infortunada selección” la metedura de pata que es esta voz en ese contexto. Leer más