Con el apoyo de la Academia Dominicana de la Lengua, la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidonsa) presentó la antología de teatro Clásicos en la literatura dramática dominicana, preparada por Bienvenida Polanco Díaz. El acto se realizó en un hotel de esta capital y contó con la participación del ministro de Cultura, Pedro Vergés, así como de actores, dramaturgos, literatos, académicos y otras personalidades.

El libro recoge piezas representativas de las tendencias más sobresalientes de la literatura dramática nacional desde la primera manifestación documentada del siglo XVI. La primera pieza de esa compilación representa el periodo inicial de la Colonia, con la obra Entremés, de Cristóbal de Llerena, presentada en 1588.

La recopiladora de la obra Polanco Díaz dijo que el teatro y su plasmación literaria es un patrimonio de nuestra cultura: “Su manifestación en suelo dominicano desde tiempos coloniales ha recorrido su camino, ya que es parte de lo que hemos sido, de lo que somos y de lo que nos representa como nación”, expresó la estudiosa del teatro.

En este volumen figuran las obras Alfonso XII, de Ulises Heureaux hijo; Alma criolla, de Rafael Damirón; El más fuerte, de Fernando Arturo Pellerano; Lo eterno, de Delia Weber; Prometeo, de Héctor Incháustegui Cabral; El Rey Clinejas, de Manuel Rueda; Más allá de la búsqueda, de Iván García; Yo, Bertolt Brecht, de Máximo Avilés Blonda, entre otros.

Félix Jiménez (Felucho), presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo, dijo que la publicación es un apoyo al arte, la educación y la cultura que hace esa entidad: “Hemos ido creando una colección a la que sumamos la antología de poesía amorosa y social, publicadas el año pasado”, dijo el funcionario.

Bienvenida Polanco es egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Tiene un posgrado en filología española, especializada en semiótica teatral, y colabora con temas de arte y literatura  en el diario The New Herald, de Miami.

En las palabras consignadas como una salutación de la ADL, este director escribió: “Los antiguos griegos inventaron el teatro para canalizar, mediante el arte de la representación escénica, el desahogo de la angustia colectiva de la comunidad helena ante la problemática existencial. Aunque en nuestro país la dramaturgia es un género literario poco cultivado, ha sido privilegiado por prestantes creadores dominicanos -Héctor Incháustegui Cabral, Manuel Rueda, Máximo Avilés Blonda, Franklin Domínguez, Iván García, Giovanny Cruz, Reinaldo Disla- que han hecho del arte de la escenificación dramática el canal de sus apelaciones sociales, culturales y espirituales.

Esta antología de obras dramáticas, con una selección de textos originalmente concebidos para su representación teatral, ofrece a los lectores interesados en el cultivo y el disfrute del teatro una clara idea de la trayectoria de la literatura dramática de nuestros escritores. En su condición de obra antológica en esta recopilación concurren tres factores auspiciosos: la creación seleccionada con un oportuno criterio de escogencia; la línea de creación que pautó la selección de los textos escogidos; y el apoyo solidario del auspiciador de esta edición, que alienta y pondera el cultivo de la literatura dramática. La antología Clásicos de la literatura dramática dominicana, recopilada por la escritora dominicana Bienvenida Polanco, pone de relieve el aporte de valiosos autores nacionales de diferentes épocas y tendencias, al tiempo que revela el respaldo del reconocido dirigente político, Félix Jiménez -Felucho-, y de la Refinería Dominicana de Petróleo, empresa que financia la publicación de esta obra. Como en otras ocasiones, el auspicio de la Refinería para la investigación y la publicación de esta selección de textos dramáticos de autores dominicanos evidencia el estímulo y el respaldo de una entidad comercial a un género literario, como la literatura dramática, que encauza una importante veta creadora en la trayectoria teatral de las letras nacionales, hecho que entraña un aliento a la creación de la literatura dramática, un espaldarazo a sus cultores y una promoción a esta expresión estética de nuestra cultura.

La presente publicación revela tres aspectos destacables: 1. La importancia de la creación dramática, vertiente estética del arte escénico del lenguaje que potencia un género literario de una ilustre e inveterada estirpe creadora. 2. La cuidadosa labor de selección y presentación de Bienvenida Polanco, con un prólogo revelador de sus conocimientos en el arte dramático. 3. El valioso auspicio económico de la Refinería Dominicana de Petróleo y su distinguido presidente, que impulsa el cultivo de nuestras letras. Esta selección dramática de Bienvenida Polanco, cuya sólida formación en el fuero de la dramaturgia evidencia esta edición, contribuye a la promoción de la literatura dramática y, desde luego, refleja la valía de este género literario, al tiempo que impulsa la difusión del arte dramático. En esta antología el lector encontrará valiosos textos dramáticos desde el siglo XIX hasta la presente centuria, en cuya creación se manifiestan los estilos lingüísticos, las líneas estéticas y la onda de inquietudes sociales, ideológicas y culturales, con la intuición imaginativa, moral y espiritual de sus creadores y la base conceptual de la selección textual, lo que evidencia el hecho de que el cultivo de la creación dramática en su dimensión estética, social y cultural proyecta la visión del mundo, revela la impronta de una época y pondera la sensibilidad espiritual de sus autores, y, en tal virtud, el género dramático, como arte del montaje escénico de una obra literaria, perfila la motivación intelectual y estética de una creación con el trasfondo sociocultural que cada texto proyecta en sus imágenes, recursos compositivos y figuraciones.  Saludamos, con gran satisfacción, esta valiosa iniciativa de la Refinería Dominicana de Petróleo, el respaldo de Felucho Jiménez y la ponderada selección de textos dramáticos, al tiempo que valoramos, en nombre de la Academia Dominicana de la Lengua, la publicación de esta antología por su significación para el cultivo y la promoción de la obra teatral en la literatura”.

Santo Domingo, 12 de enero de 2017.

Escrito por Ruth Ruiz